lunes, 17 de mayo de 2010

Señora Letra...

Cuál es la letra, cual es la letra, cual es la letra que me hará feliz esta noche? Cuál es la letra que llegará arrastrándose a mi morada? Espero que sea una letra sombría que emule el fracaso en el tiempo de las batallas. Esa letra, no la conozco. ¡hey cariño, ven y me cantas una que me sepa!.


Señorita letra, se perdió la A, se perdió la A, le dio pánico y huyó!. Señorita Letra, cómo pretende que la escriba si no la conozco, si no la siento, si el tiempo es incierto?. Señorita letra, dígame Usted, tienen razón los señores que labran el camino? Le parece a Usted que es la mejor propuesta para empezar el recorrido? Dígame Usted, prefiere la cerveza o tal vez mejor un buen vino?.

La Doctorísima A concibe que el camino es mejor recorrido en una Ford Explorer. Señora Letra incierta, lo que sé de Usted es que si ha de recorrer algo lo ha de hacer a pie. Para sentir el asfalto, para sentir algo. No para sobrevolar en un sueño que engulle el sentimiento. Si cruza Usted mi camino señora Letra estoy segura de que nos detendríamos en una tienda y nos tomaríamos un alguillo, de pronto un juguito y claro, a su juicio, una birrita. Claro mi respetada señora, que es porque con estos calores y putrefacciones mundanas la tentación no nos toca a la puerta sino que baila con nosotros Reggaeton y nos agrega en Facebook.


Dígame señora Letra. Es Usted señora o señorita?, se ha entregado a los placeres carnales?. No pretendo instaurar un juicio sobre su persona señora Letra, es para establecer las pautas imaginarias sobre su personalidad, me disculpa el atrevimiento. [1]


La Doctora A trabaja todo el día. Usted que hace señora letra? Se limita Usted a recorrer los caminos? Se disfraza Usted de costumbres o destinos?. Utiliza Stilettos, Converse o unos Adidas bien finos? Se embriaga de patrañas, y embustes como está preestablecido? Señora Letra discúlpeme Usted también si encuentra mi rima con impertinente ahínco.


Señora Letra. Me permito manifestarle la razón de mi desespero:. Verá. Soy un simple punto que sólo quiere servir a una oración con sentido común. A una oración humilde en donde exista algo más que letras con siliconas y zapatos y peinados altos o carros de moda y relojes de marca. Una oración que represente lo que es un trabajo honesto y desinteresado, una oración inteligente, con carisma y sentido de la realidad. Una oración con opinión personal y un formado concepto de su integridad. Una oración que no juzgue ni se arrepienta de sus errores, una oración que sabe que debía cometerlos para ser sintácticamente magistral. Donde las letras se acepten en sus dimensiones, y si a una le dan ganas de viajar, se le conceda el permiso, pues su trabajo ha sido arduo en todos sus años laborales. Una oración que le llegue al alma a la gente y no que sea simplemente un flyer pasajero con anuncio de motel. He viajado mucho mi quería señora, y no logro, no logro encajar. Estas oraciones existen mi señora, pero aparentemente se hallan en el exilio. Por eso acudo a Usted, porque estoy seguro que en el ideal que Usted representa, encontrará la manera de apaciguar mis ansías y colmar mis deseos, de alimentar mi esperanza y de idealizar mi sueño. Querida Señora Letra, me refiero en estos términos coloquiales a su majestad, pues nunca me he sentido cómodo de llamarla Dios.


De Usted,


Hasta pronto.


Punto.


Nota del Autor.




[1] Personalmente, siendo esta una pregunta de este calibre, optaré por extraditarla de mi monólogo interno de palabrerías al azar, me disculpa si ha alcanzado a oír mis palabras. Según un viejo amigo, la compañía que me provee de Internet ha bajado secretamente la velocidad de mi plan, si me ha escuchado serían buenas noticias pues no estoy siendo estafado. Por otro lado, si alcanzó a escucharme, reitero mis disculpas, no pretendo dejar desempleado al Señor dios Horus, o volverme ministro de un antro cristiano.


Punto.